Comisiones Obreras de Andalucía | 24 abril 2024.

  • Sectores

    La situación límite de la juventud trabajadora exige a los Gobiernos actuaciones urgentes y que cumplan sus compromisos

      Por primera vez desde 2013 la tasa de paro de la población menor de 35 años ha subido (4 puntos porcentuales en 2020), situándose en un alarmante 32,2%, y que unido a un 52% de temporalidad, salarios ridículos y parcialidad involuntaria, hacen de su situación un problema estructural muy grave de nuestra sociedad. Con ocasión del Día Internacional de la Juventud, que se celebra el 12 de agosto, CCOO de Andalucía llama a que la juventud se organice sindicalmente para defender sus derechos laborales y sociales y combatir la precariedad.

      12/08/2021.
      Imagen:Pexels

      Imagen:Pexels

      Las cifras siguen siendo implacables con la juventud trabajadora en España. Esta es la principal conclusión del “Informe sobre la situación de la Juventud Andaluza” que el sindicato ha elaborado con motivo del Día Internacional de la Juventud que se celebra el 12 de agosto.

      Por primera vez desde 2013 la tasa de paro de la población menor de 35 años ha subido (4 puntos porcentuales en 2020), situándose en un alarmante 32,2%. A esto hay que añadirle la temporalidad juvenil que sigue en cotas escandalosas, rozando el 52%, y que el salario medio anual de los jóvenes de entre 18 y 25 años apenas supera —según la Agencia Tributaria— los 6.100 euros (7.300 euros a nivel estatal), cuando el salario medio general andaluz supera en poco los 16.500 euros (20.566 euros en España).

      En este sentido en 2019 una persona menor de 18 años percibíó algo menos de 2000 euros anuales, cerca de la mitad de salario que en 2008, y en la juventud de entre 18 y 25 años, el recorte salarial fue del 20%.

      Otro de los graves problemas de la juventud trabajadora, y especialmente de las mujeres, resulta de la parcialidad. Concretamente, 1 de cada 3 (31,2%) mujeres asalariadas menores de 35 años en Andalucía tiene jornada parcial, frente al 14% de los hombres asalariados.

      Esta parcialidad en numerosos casos es involuntaria, ya que la juventud se ve obligada a aceptar un contrato a tiempo parcial ante la imposibilidad de conseguir uno a jornada completa.

      Estas cifras, sumadas al abuso —en muchas ocasiones fraudulento— de las prácticas no laborales, al fenómeno de los falsos autónomos (vinculados, o no, a plataformas digitales), al empleo sumergido, al fraude en la contratación, o al riesgo de pobreza o exclusión social, reflejan, a juicio de CCOO de Andalucía, una precariedad inaceptable que lejos de mitigarse sigue golpeando en su día a día a la inmensa mayoría de las personas jóvenes, que se ven de este modo incapacitadas para planificar y desarrollar proyectos de vida a medio y largo plazo.

      Para la secretaria de Juventud de CCOO de Andalucía, Celia Azahara Reina, “todos estos datos muestran como la situación límite de la juventud es un problema estructural enconado en nuestra sociedad, que más allá del agravamiento que se ha producido derivado de la pandemia, requiere de medidas urgentes por parte de los diferentes gobiernos a corto y largo plazo”.

      Por ello desde el sindicato se exige al Gobierno estatal que atienda de inmediato y con valentía sus propios compromisos asegurando los intereses y las condiciones de vida de la mayoría, sobre todo en materias que no admiten más dilación como la subida del salario mínimo, la derogación de la reforma laboral o la regulación de la vivienda entendida como derecho humano y constitucional y no como bien de mercado.

      Al Gobierno andaluz, la secretaria de Juventud le reclama que “active urgentemente el Plan de Garantía Juvenil Plus de forma que este programa se convierta en una herramienta verdadera inserción laboral, y la activación de la mesa de seguimiento del sistema”. Igualmente “el diseño de un plan específico de empleo juvenil, cuyo compromiso firmó en el Acuerdo de Reactivación Económica de julio de 2020”.

      El sindicato reclama un año más que se refuerce la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para perseguir eficazmente la temporalidad injustificada, el empleo sumergido y el fraude en el trabajo por cuenta propia, entre otros abusos empresariales, así como que el Gobierno estatal se siente a negociar un estatuto que regule las prácticas no laborales para dotar de derechos aquellas que formen parte del currículo académico y laboralizar las que no se vinculen a ningún programa formativo.

      Por último, CCOO de Andalucía llama al conjunto de la juventud trabajadora a organizarse sindicalmente para defender sus derechos dentro y fuera de las empresas y sea cual sea su situación laboral concreta. “Solo uniéndonos y apoyándonos mutuamente tendremos fuerza para dar la batalla por la mejora de nuestras condiciones de vida, y de esa fuerza que seamos capaces de acumular dependerá nuestro presente y nuestro futuro”, concluye la responsable.