Campaña de información y asesoramiento sobre registro horario

CCOO de Andalucía presenta el libro ‘La revolución tranquila’, de Bruno Estrada

  • El libro, prologado por el periodista Joaquín Estefanía, constituye una reflexión sobre cómo la izquierda puede recuperar la hegemonía cultural perdida desde finales siglo pasado.
  • El acto de presentación tuvo lugar ayer, 30 de mayo, en la sede del Consejo Económico y Social de Andalucía; e intervino el autor, la secretaria general de CCOO-A, Nuria López; y el presidente del Consejo Económico y Social de Andalucía, Ángel Gallego.

31/05/2019.
Bruno Estrada, autor del libro (centro); Nuria López, SG de CCOO-A; y Ángel Gallego (izquierda), presidnete del Consejo Económico y Social de Andalucía

Bruno Estrada, autor del libro (centro); Nuria López, SG de CCOO-A; y Ángel Gallego (izquierda), presidnete del Consejo Económico y Social de Andalucía

El economista y adjunto a la Secretaría General de CCOO, Bruno Estrada (1964) presentó ayer en Sevilla su libro ‘La revolución tranquila’; una reflexión sobre “cómo la izquierda puede recuperar la hegemonía cultural perdida desde finales siglo pasado”. Según el propio autor, “esta recuperación se hará a partir de un proceso social más complejo que en el pasado, ya que el trabajo no ocupa el mismo espacio de centralidad que hace un siglo”.

La obra, que ha sido prologada por el periodista Joaquín Estefanía, se presentó en un acto organizado por CCOO de Andalucía y CCOO de Sevilla en la sede del Consejo Económico y Social de Andalucía. El autor estuvo acompañado por la secretaria general de CCOO-A, Nuria López, y el presidente del CES, Ángel Gallego.

Para López Marín, la obra de Estrada constituye una “visión muy crítica con los principios de la socialdemocracia y del marxismo, que nos obligan a desprendernos de lo aprendido para repensar la economía en términos de democracia; y que ofrece una reflexión profunda sobre cómo la izquierda tiene que recuperar la hegemonía”.

Y es que, según expresó la secretaria general de CCOO-A, “en el siglo XXI el choque contra el capital ya no se hará bajo las formas del siglo XIX, porque la acción del sindicato ya no se centra en la figura tradicional del obrero. Hoy, las relaciones laborales y los centros de trabajo se han individualizado, por lo que nuestra acción necesariamente tiene que mutar de forma y lo está haciendo”. López Marín hace así referencia a las figuras del falso autónomo y del TRADE (trabajador autónomo económicamente dependiente) y a los centros de trabajo en coworking que han surgido a raíz de la desregulación impuesta por las últimas reformas laborales.

Por su parte, Bruno Estrada aportó una reflexión sobre la importancia de introducir variables como la felicidad de las personas en el análisis económico: “se trata siempre la economía en términos de empresas, en parámetros neoliberales, pero a final se trata de que las personas sean felices”.

El autor añade que “en aquellos países que, en el pasado, han tenido fuerte presencia sindical en las empresas y en las estructuras del Estado, su población se considera a sí misma más feliz; y el trabajo deja de ser la preocupación principal al ser este de mejor calidad y ser más estable”. Es en esos ejes en los que, según Estrada, “la izquierda social debe repensar la democracia”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.