Comisiones Obreras de Andalucía | 22 febrero 2024.

Subida SMI
  • Sectores

    ARTÍCULO DE OPINIÓN

    La prevención como seguro de vida

      Imaginemos por un momento que se despeñan por un barranco tres autobuses llenos de personas y fallecen todos sus ocupantes. Dramático, ¿verdad? El pasado 1 de mayo, una mujer trabajadora fallecía y 39 resultaban heridas en un accidente laboral al volcar el autobús que las llevaba a su puesto de trabajo.

      24/05/2023.
      Nuria López, secretaria general de CCOO de Andalucía

      Nuria López, secretaria general de CCOO de Andalucía

      Además, otras miles de personas han sufrido accidentes y terminado con secuelas que les han dejado impedidas para desarrollar sus trabajos habituales.

      Y eso es solo la punta del iceberg que visibilizamos, porque otras muchas personas enfermaron por el trabajo o fallecieron como consecuencia de enfermedades de origen profesional que, en su inmensa mayoría, no son reconocidas como tal.

      Sabemos que las causas que provocan los accidentes laborales están en la ausencia de protección, escasa o nula formación para el desarrollo de los trabajos encomendados, falta de recursos preventivos en el lugar del accidente, falta de investigación de los mismos, inexistencia de procedimientos de trabajo, la empresa no ha facilitado los medios de protección adecuados, incorrecta evaluación de los riesgos laborales o precariedad en el empleo, entre otras cuestiones.

      En todas esas causas un nexo común que las une: la falta de prevención. Es por ello que resulta incuestionable la necesidad de recuperarla como elemento estratégico, porque cuando hay prevención se evitan accidentes y los riesgos se reducen. En cambio, el coste de que no la haya a veces es la propia vida de la persona trabajadora.

      Es evidente que queda mucho por avanzar porque la prevención de riesgos laborales no está en el centro operacional de las empresas y velar por la salud de las personas trabajadoras no está en su ADN. La prevención se sigue quedando en un papel que no se lleva a la práctica y, en consecuencia, no llega a su objetivo: garantizar la seguridad y la salud, física y mental, de las personas trabajadoras.

      En CCOO entendemos que para que eso cambie es fundamental que la prevención tome un nuevo rumbo y que las empresas asuman su responsabilidad directa. La solución no es sancionar cuando hay un accidente, sino evitar que el accidente se produzca.

      Pero las administraciones públicas también tienen que velar por la vida y la salud de las personas trabajadoras, porque salud solo tenemos una. Por ello, le volvemos a exigir al Gobierno andaluz la puesta en marcha urgente del Plan de Choque contra la siniestralidad en Andalucía al que se comprometió en el acuerdo firmado el 13 de marzo, para acabar con esta lacra de las muertes en el trabajo. Necesitamos que la siniestralidad laboral sea cero y el Gobierno andaluz tiene competencias para trabajar en esa dirección, empezando por ejecutar ese Plan, y ya va tarde porque mientras se lo piensa siguen falleciendo trabajadores y trabajadoras.

      De igual modo, es necesario seguir avanzando para que la Estrategia de Seguridad y Salud en el Trabajo de Andalucía esté centrada en la protección real de la salud de las personas trabajadoras y para ello será necesario que las empresas pongan en el centro de su gobernanza la garantía de la seguridad y salud de sus trabajadores y trabajadoras, así como facilitar y permitir la interacción de delegadas y delegados de prevención con todas las personas trabajadoras.

      Que las personas sigan perdiendo la vida cuando van a ganársela en un puesto de trabajo es una situación tan dramática como denunciable y en CCOO seguiremos reclamando al Gobierno andaluz y al empresariado que inviertan y pongan en marcha cuantas medidas de prevención sean necesarias para que ninguna persona trabajadora más suba al autobús de la siniestralidad laboral.