BLANCO

Subida y actualización del IPREM ¡¡YA!!

    Desde CCOO consideramos que para poner solución el Gobierno de España debe prestar atención a las personas que más lo necesitan y recoger esta propuesta en los presupuestos generales del Estado de 2020.

    26/02/2020.
    Nuria López en una rueda de prensa

    Nuria López en una rueda de prensa

    Si hablamos del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) en términos económicos, puede parecer que es un tema alejado de la realidad cotidiana de los andaluces y andaluzas, pero esa percepción seguro que cambia al saber que es el marcador del que depende la cuantía de nuestro subsidio por desempleo, o que en función de este se determina que podamos acceder a ayudas sociales y al importe de las mismas, la cuantía de la prestación por viudedad u orfandad, la de la renta agraria así como que podamos acceder a la justicia gratuita, a ayudas para la escolarización de nuestros hijos e hijas en la etapa de 0 a 3 años, a becas de estudio, o hasta para acceder a una vivienda protegida.

    Pero el IPREM, que nació como indicador en julio de 2004 con la intención de sustituir al Salario Mínimo Interprofesional en lo concerniente a políticas presupuestarias, ha ido perdiendo gas y permanece congelado desde 2010 en 537,80 euros al mes, con una subida ínfima del 1% en 2017 para ser de nuevo congelado en 2018. Es decir, desde 2009 el IPREM acumula hasta ahora una pérdida, en términos reales, de 9,4 puntos porcentuales respecto a lo que tendría que haber subido, de manera que su cuantía es claramente insuficiente para dar respuesta a las necesidades actuales de las personas más desfavorecidas que son quienes, en la mayor parte de los supuestos, se ven en la necesidad de solicitar esas ayudas. Además de limitar y reducir la cuantía de las ayudas y prestaciones que estas personas reciben, la devaluación del IPREM tiene otra consecuencia negativa, y es que cada vez restringe el acceso a dichas ayudas a un mayor número de personas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad para satisfacer sus necesidades básicas.

    Es inadmisible mantener esta continuidad en la depreciación de este indicador, pues genera consecuencias negativas en la estructura de la protección social por desempleo, en el acceso a los diferentes servicios sociales y en diversas políticas públicas, tan importantes en comunidades autónomas como la andaluza, donde la tasa de desempleo, la temporalidad y la parcialidad en la contratación provocan una enorme inestabilidad laboral.

    CCOO propone que la actualización del indicador esté vinculada al crecimiento real de los precios, con un mecanismo automático que anualmente corrija la posible desviación entre el IPC real y el incremento inicial del IPREM. Es urgente que se actualice para que muchas familias puedan recuperar el poder adquisitivo perdido durante todos estos años y, al mismo tiempo, garantizar que el indicador esté en sintonía con la inflación del momento. Es imprescindible que se establezca un mecanismo de actualización automática vinculado al crecimiento real de los precios. No es de recibo que las personas que peor lo han pasado durante la crisis y que continúan pasándolo mal sigan viendo su poder adquisitivo mermado por subidas ridículas como la experimentada en 2017. Por ello, desde CCOO consideramos que para poner solución el Gobierno de España debe prestar atención a las personas que más lo necesitan y recoger esta propuesta en los presupuestos generales del Estado de 2020. Es una urgencia real y, además, es de justicia social. Si las personas que peor lo están pasando son una prioridad para este Gobierno, la subida del IPREM "¿pa cuándo?".

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.