CCOO, con mayor Orgullo

La UGR no acepta aplicar el decreto que reduce en 5.000 las horas de clase de los invetsigadores predoctorales

    Tal como viene comentándose en estos días, la Universidad de Granada ha sido una de las primeras en manifestar que va a cumplir la obligación legal de subir el salario al personal investigador con contrato predoctoral.

    14/06/2019.
    investigador

    investigador

    Lamentablemente, la Universidad de Granada no ha aceptado por el momento aplicar la limitación que el mismo Decreto establece al número de horas de docencia que debe impartir este personal a lo largo de los 4 años de duración de su contrato, limitación que tiene como objetivo no poner en peligro la realización de la tesis doctoral, que es la finalidad con la que se realizan estos contratos predoctorales.

    Para no aplicar directamente el Decreto la UGR alega que impartir más clases es una condición más beneficiosa para la persona contratada. Sin embargo, el colectivo de predoctorales, en la asamblea celebrada el pasado 10 de junio, consideró que trabajar más por el mismo salario nunca puede ser considerado una condición más beneficiosa.

    En realidad, al no querer reducir el número de horas de clase a impartir por este personal es la Universidad de Granada la que sale beneficiada, pues el personal con contrato predoctoral asume hoy en día más de 20.000 horas anuales de clase, que deberían verse reducidas para el curso que viene a no más de 15.000 horas de clase anuales.

    CCOO manifiesta una doble preocupación por esta negativa de la Universidad de Granada a la aplicación del Decreto en este punto.

    Por un lado, no es justo ni legal imponer al personal predoctoral que imparta mayor número de horas de clase que las fijadas en el Decreto.

    En segundo lugar, CCOO denuncia que el no cumplimiento del Decreto en este punto supone una reducción en el empleo público, pues la Universidad de Granada tendría que convocar al menos 25 o 30 plazas de profesorado a tiempo completo a fin de cubrir la docencia que ahora pretende que dé “gratis” el personal con contrato predoctoral.

    Respecto del coste que para la Universidad de Granada supone la subida salarial establecida en el Decreto de referencia, podría considerarse razonable que lo asumiese el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, pero el Gobierno en funciones argumenta que no han podido hacerlo al no aprobarse los presupuestos que presentaron hace unos meses.

    Pero también hay que tener en cuenta que, de modo general, el personal investigador con contrato predoctoral presta sus servicios en la Universidad de Granada sin coste alguno para ésta, pues salvo en lo relativo a esta subida, los contratos predoctorales son financiados al 100% por el Gobierno central, tanto en los costes salariales como en las cotizaciones a la Seguridad Social.

    CCOO espera que al igual que ha ocurrido con el pago de los salarios, la Universidad de Granada ejerza de nuevo el liderazgo y acepte aplicar para el próximo curso 2019-2020 la limitación a la docencia que establece el Decreto del EPIF.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.