Campaña de información y asesoramiento sobre registro horario

245 personas sufren accidentes laborales cada día en Andalucía

  • La nuestra es una de las comunidades con mayor siniestralidad laboral, cada cuatro días muere una persona trabajadora, alcanzando en lo que llevamos de 2019 las 20 personas fallecidas, mientras que en 2018 se produjeron 89.658 accidentes, de los que 93 fueron mortales
  • Las relaciones laborales actuales, basadas mayoritariamente en contratos temporales, parciales y salarios ínfimos, están obligando a las personas trabajadoras a elegir entre salario y salud, entre derechos y empleo
  • El Gobierno que se elija el 28 de abril será decisivo ya que tendrá en su mano derogar la norma que más ha perjudicado la salud y la vida de las personas trabajadoras en la última década, la reforma laboral

25/04/2019.
Cada cuatro días muere una persona trabajadora en Andalucía

Cada cuatro días muere una persona trabajadora en Andalucía

Cuando se acerca el 28 de abril, ‘Día internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo’, CCOO vuelve a denunciar la alta siniestralidad laboral que sufre Andalucía, donde cada día, 245 personas sufren accidentes laborales y cada cuatro días muere una persona trabajadora. “Andalucía es una de las comunidades autónomas con mayor siniestralidad y en 2018 se registraron 89.658 accidentes, de los cuales 93 fueron mortales; eso supone el 17,09 % de todo el país”. Unos datos que han seguido aumentando en los primeros meses de 2019 en un 2,3 %, con 17.598 accidentes totales a 28 de febrero, y en un 11,1 % los mortales con 20 personas fallecidas a esa fecha.

La secretaria de Salud Laboral de CCOO-A, Nuria Martínez, ha explicado que “la inseguridad laboral que provocan las relaciones laborales temporales y parciales no deseadas que monopolizan las nuevas contrataciones, así como los ínfimos salarios que perciben las personas trabajadoras, los están obligando a elegir entre salario y salud, entre derechos y empleo”. De hecho, la dirigente ha aseverado que “la precariedad laboral ha hecho que aumente el número de personas trabajadoras pobres, que se ven obligadas a aceptar trabajos en condiciones inseguras y que ponen en serio riesgo su salud”.

Frente a ello, Martínez ha recordado que “los trabajadores y las trabajadoras tenemos, entre otros derechos laborales, el derecho a la integridad física y, además, la Ley de Prevención de Riesgos (LPRL) reconoce, expresamente, nuestro derecho a una protección eficaz en esta materia, aunque haya empresarios o empresarias sin escrúpulos en Andalucía que esconden la siniestralidad permanentemente y con una impunidad total que la autoridad laboral y la inspección deberán atajar”, denuncia.

La invisibilidad de las enfermedades profesionales

A la lacra de la siniestralidad hay que añadirle las enfermedades profesionales derivadas del trabajo. El año 2018 se han declarado 1.363 casos, la mayoría en mujeres (761). “En cualquier caso, lo declarado es una escasa parte de la realidad encubierta en enfermedades comunes y atendidas por el sistema público de salud”, asevera Martínez, al tiempo que recuerda que existe un “enorme subregistro de las enfermedades de origen laboral de entre las que ha destacado el cáncer de origen laboral, que continúa siendo una asignatura pendiente de las políticas de salud laboral”. “En España sólo se declaran entre el 0,1 y el 0,2 % de los cánceres laborales estimados. De hecho, en 2018 sólo se declararon 28 enfermedades profesionales relacionadas con agentes carcinógenos -más de la mitad estuvieron relacionadas con el amianto-, y en Andalucía no se declaró ningún caso. “Si se reconocieran todos los casos que se producen, el cáncer sería la primera causa de mortalidad profesional en España y en Andalucía”, apostilla.

El sindicato ha insistido en que es necesario reforzar el Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales asegurando la ejecución íntegra de su presupuesto, así como un impulso y apuesta clara por la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo y una Inspección de Trabajo y Seguridad Social con recursos suficientes para cumplir eficazmente con la función de vigilancia y control de la normativa sobre prevención de riesgos laborales. “El objetivo es garantizar la prevención real, y no de papel, en la empresa”.

Por otra parte, Martínez ha apuntado que el gobierno que se elija el 28 de abril “será decisivo para conseguir la tolerancia cero, puesto que tendrá en su mano derogar la norma que más ha perjudicado la salud y la vida de las personas trabajadoras en la última década, la reforma laboral”.

CCOO está llevando a cabo asambleas y acciones informativas que continuarán estos días en todas las provincias andaluzas.

Documentación asociada
Documentación asociada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.