CCOO, con mayor Orgullo

Igualdad, un camino sin retorno

    CCOO continúa la lucha por la igualdad en los centros de trabajo y en las calles, confluyendo con la sociedad civil movilizada y organizada en el movimiento feminista, defendiendo la justicia social, la igualdad, la libertad y la solidaridad.

    18/03/2019.
    Nuria López en una imagen de archivo del pasado 25 de noviembre de 2018

    Nuria López en una imagen de archivo del pasado 25 de noviembre de 2018

    CCOO continúa la lucha por la igualdad en los centros de trabajo y en las calles, confluyendo con la sociedad civil movilizada y organizada en el movimiento feminista, defendiendo la justicia social, la igualdad, la libertad y la solidaridad.

    Nuestras reivindicaciones en materia de igualdad entre hombres y mujeres parten del análisis de las condiciones materiales y de los elementos sociopolíticos, determinados por la incidencia del empleo de calidad, la protección social de las personas más vulnerables y los servicios públicos, todos ellos factores fundamentales en la promoción de la autonomía económica de las mujeres. Sin la observación de estos elementos, se compromete el objetivo sustancial de la lucha feminista que es la igualdad de derechos.

    En esta línea, CCOO orienta su agenda sindical hacia la prevención, corrección y erradicación de las brechas de género y del conjunto de discriminaciones que la configuran en materia de promoción, estabilidad, salario y un largo etcétera. Frente a la reacción machista que intenta cuestionar la lucha feminista y los logros alcanzados en materia de igualdad, CCOO sigue planteando soluciones que contribuyan a mejorar los graves de problemas de desigualdad y discriminación, tratando de incidir en la realidad para avanzar en derechos sociales y laborales.

    La subida del SMI tiene una repercusión directa en la retribución salarial de las trabajadoras afectadas que sufren de manera muy directa la pobreza laboral. Además, incide de forma positiva sobre los porcentajes de cotización para las prestaciones por desempleo y pensiones corrigiendo las variables que prolongan la brecha salarial hasta la jubilación. Asimismo, el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado mes de julio, aporta avances y mejoras en igualdad, corresponsabilidad y empleo de calidad. Garantiza un salario mínimo de convenio de 14.000 euros anuales, que supone una mejora salarial de hasta el 38% para más de 2.200.000 trabajadores y trabajadoras, la mayoría mujeres y jóvenes. En un contexto en el que las empresas no solo están recuperadas de la crisis, sino que se encuentran mucho mejor que en 2008, es urgente trasladar esta mejora a las personas trabajadoras. No caben más dilaciones.

    Demandamos una negociación colectiva con perspectiva de género porque creemos necesaria establecer la obligatoriedad de que los planes de igualdad se extiendan a todas las empresas, incluidas administraciones y sector público, con independencia del número de personas en plantilla, y que éstos sean negociados con la representación sindical.

    Este 8 de marzo volvemos a exigir una ley de Igualdad Salarial para la eliminación de la brecha salarial de género, que en Andalucía está en niveles superiores al 23 por ciento, activar la renta mínima de inserción y la equiparación de permisos iguales, intransferibles y remunerados de maternidad y paternidad. Defendemos la corresponsabilidad y, por ello, son necesarios servicios de cuidados públicos, gratuitos y de calidad. El Pacto de Estadocontra la Violencia de Género y las obligaciones de los poderes públicos establecidas en el Convenio de Estambul han de aplicarse con suma urgencia. No podemos permitir que la lacra de la violencia machista siga asesinando. También insistimos para que el Estado español apruebe el Convenio Internacional de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo y a que ratifique el Convenio 189 sobre el trabajo doméstico.

    CCOO continuará sumando esfuerzos en la lucha contra la discriminación hacia las mujeres, la precariedad en el empleo y la desigualdad, movilizando a la clase trabajadora en las empresas, creando espacios de participación y trabajando cada día para la erradicación de las violencias machistas y por la igualdad.

    No aceptamos involuciones de ningún tipo, porque la igualdad es un camino sin retorno.

     

    [Artículo publicado originalmente en 'Agenda de la Empresa' el 15 de marzo de 2019]

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.