Afíliate

La Ley de Igualdad sigue siendo una tentativa por culpa de la reforma laboral y de una visión empresarial cortoplacista

    Cuando se cumplen diez años de la entrada en vigor de la Ley Orgánica para la Igualdad, y de la Ley de promoción de la igualdad de género en Andalucía, CCOO lamenta que no esté cumpliendo sus objetivos. “En su momento fue un hito histórico que se ha quedado en tentativa debido a los tentáculos de la reforma laboral y a la visión cortoplacista de parte del empresariado que sigue sin tener planes de igualdad o si los tienen no los cumplen en muchos casos”, afirma la secretaria de Mujer y Juventud del sindicato, Elisabeth García.

    24/03/2017.
    Trabajadora joven

    Trabajadora joven

    Las mujeres cobran de media 6.000 euros menos que los hombres situándose la brecha salarial en el 25,7% y en 2016 solo 1 de cada 3 personas que han encontrado un empleo ha sido mujer, en su mayor parte han sido contratos precarios, con una tasa de temporalidad cercana al 35% y una parcialidad de casi del 30%.

    Estos datos, extraídos del informe anual de CCOO sobre la situación de la mujer en el mercado laboral, son solo una pequeña muestra de que la desigualdad sigue muy presente en el ámbito del trabajo y de que pese a que la Ley de Igualdad tiene ya diez años, aún queda mucho por avanzar para pasar de la legislación a la realidad.

    Así lo constata la responsable de Mujer y Juventud de CCOO de Andalucía, Elisabeth García, para quien esta norma “estaba llamada a ser un hito que, hasta el momento, sigue siendo una tentativa”. Para el sindicato, los motivos están claros, “por un lado los tentáculos de la reforma laboral y los hachazos que han sufrido las políticas de igualdad por parte de los gobiernos, y, por otro, la visión machista y cortoplacista del empresariado andaluz”.

    García, que saluda la moción que se aprobó en el Congreso de los Diputados para instar al Gobierno a presentar en el plazo de seis meses un proyecto de Ley de Igualdad salarial entre mujeres y hombres, previo diálogo social, con medidas concretas de conciliación y corresponsabilidad, recuerda que “ya existen los planes de igualdad”.

    En ese sentido, la dirigente de CCOO es contundente al afirmar que “si esos planes se cumpliesen la brecha salarial y las diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral ya estarían mucho más reducidas, por lo que las medidas, leyes y acciones que se promuevan en pro de la igualdad son bien recibidas pero de nada sirven sino hay un cambio de mentalidad en cuanto al rol social y cultural de hombres y mujeres y, por supuesto, si luego no se aplican por parte del sector empresarial con la connivencia de los gobiernos”.

    “Hay que llevar las medidas de igualdad a las micro, pequeñas y medianas empresas, aquellas que no están obligadas a contar con planes de igualdad, pero sí llamadas por la ley estatal a ser el motor de impulso de la igualdad de género por conformar más del 95% del tejido productivo de Andalucía”, afirma García quien considera que “el impacto de esa apuesta, junto al refuerzo del papel de la negociación colectiva en los centros de trabajo, tanto públicos como privados, sería de gran calado para las trabajadoras y también para los trabajadores andaluces”.

    Por último, CCOO ha instado al andaluz actuar con más firmeza en lo que respecta a la inspección de trabajo y en las contrataciones que hacen a otras empresas, de manera que sea “requisito indispensable que estas respeten la Ley y cumplan con los planes de igualdad”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.