BLANCO
Orgullo 2020

La crisis del COVID-19 ha demostrado que también existe una “brecha de salud” en las mujeres

  • El sindicato afirma que la crisis sanitaria generada por la pandemia de la COVID-19 ha “agudizado problemas de fondo que veníamos denunciando desde hacía tiempo” y que han recaído sobre los hombros de las mujeres, con un innegable impacto sobre su salud física y mental.
  • Con motivo del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, CCOO de Andalucía denuncia que las mujeres trabajadoras, que son las que desempeñan mayoritariamente tareas de cuidados y sociosanitarias, como cuidado de personas dependientes, menores, tareas sanitarias, limpieza del hogar y centros de trabajo, sufren y han sufrido más el impacto del COVID-19: 7 de cada 10 profesionales de riesgo contagiadas son mujeres.

28/05/2020.
Imagen conmemorativa del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres de CCOO de Andalucía

Imagen conmemorativa del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres de CCOO de Andalucía

CCOO de Andalucía ha afirmado, con motivo del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que la pandemia de la COVID-19 ha demostrado que también existe una “brecha de salud en las mujeres” porque se han agudizado problemas y desigualdades estructurales que han recaído sobre los hombros de las mujeres y que han tenido un impacto innegable en su salud física y mental.

Por un lado, el sindicato explica que el impacto más visible y cuantificable es el de las mujeres trabajadoras que desempeñan su labor en tareas de cuidado de dependientes, menores, atención sanitaria y sociosanitaria en residencias y centros hospitalarios, y las que hacen tareas de limpieza de centros médicos y de trabajo. Sobre estas, el sindicato afirma que 7 de cada 10 profesionales de riesgo contagiadas son mujeres.

La falta de Equipos de Protección Individual (EPI) en centros de trabajo y el hecho de que las mujeres desarrollan labores de menor cualificación y que estas desarrollan trabajos que conllevan un mayor riesgo psicosocial, hacen que las mujeres estén más expuestas al contagio. “Son además trabajadoras que, antes de la pandemia, estaban en una situación vulnerable”, explican desde CCOO, bien por bajos salarios, por contratos inestables, muchas de ellas sin contrato, como es el caso de muchas empleadas del hogar. “La pandemia lo que ha hecho ha sido dejarlas en una situación de mayor vulnerabilidad económica y laboral, pero también social y de salud”, denuncia la organización sindical. “Además, y es una realidad que se verá a medio plazo, la pandemia ha sacado lo mejor y peor de todas las personas, y eso ha hecho que muchas mujeres trabajadoras se encuentren en situaciones límite, atendiendo realidades humanas de especial crudeza que también tendrán un impacto en su salud mental en forma de presión psicológica y que repercute en la salud física”, aclara Yolanda Carrasco.

Por otra parte, el sindicato denuncia la otra cara del confinamiento en la salud física y mental de las mujeres. Y es que el cierre de centros educativos, de atención a dependientes y la vuelta al espacio doméstico como consecuencia del teletrabajo, ha hecho que se acentúen desigualdades a la hora del reparto equitativo de las tareas del hogar y cuidado de los hijos e hijas, y fallas estructurales de conciliación. “El mayor presentismo del hombre en la casa, en muchos casos, no ha supuesto una mayor corresponsabilidad”, explica Yolanda Carrasco, secretaria de la Mujer de CCOO de Andalucía.

“Son patrones interiorizados en el aprendizaje que no se revierten por un cambio coyuntural de la situación como es un confinamiento. De hecho, lo que vemos es que, aunque los dos miembros de la pareja teletrabajen, las tareas de hacer seguimiento a la educación online de los hijos e hijas, la planificación del tiempo, las de limpieza o cocina, etc., siguen recayendo sobre las mujeres. Diferente es que el hombre salga en muchos casos a hacer la compra, pero sigue sin ser corresponsable de las tareas al mismo nivel que la mujer”, denuncian desde el sindicato.

Además, aportan datos sobre el reparto de esas tareas: según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, en un 78,5% de los casos son las mujeres las que están pendientes de las citas médicas del resto de miembros de la familia. El 71,4% de las mujeres son las que planifican y supervisan cuestiones escolares. Y el 82,1% organizan y planifican el lavado de la ropa, cómo se visten los hijos cada día, etc. “Esta situación está teniendo y va a tener a medio plazo un impacto innegable en la salud física y mental de las mujeres: se incrementan los cuadros de ansiedad y estrés, y el número de consultas a clínicas de fisioterapia por contracturas”, denuncia Carrasco.

“La conciliación ha sido siempre el gran punto ciego de la incorporación de la mujer al mundo laboral remunerado”, denuncian desde CCOO. “Una asignatura pendiente que nunca hemos llegado a abordar de forma integral como sociedad y, por supuesto, con cero traslación a las políticas públicas: administraciones públicas y empresas deben establecer como prioridad dar una respuesta a la conciliación más allá de dejar a los hijos e hijas en la escuela”, reivindican.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.