25 N - No seas cómplice

Jornada mundial por el trabajo decente: por un empleo de calidad y con derechos en Andalucía

    El crecimiento poblacional, el envejecimiento de la sociedad, la brecha de género, la precariedad laboral impuesta por las empresas y los recortes de los servicios públicos son algunos de los problemas comunes a nivel mundial que han creado una difícil situación que exige medidas urgentes para avanzar en una sociedad más equilibrada y con parámetros de justicia social más amplios.

    04/10/2019.
    Nuria López Marín en una rueda de prensa de CCOO-A

    Nuria López Marín en una rueda de prensa de CCOO-A

    El próximo 7 de Octubre se celebra el Día Mundial por el Trabajo Decente, que una vez más será una jornada de movilización en el que sindicatos de todo el mundo se manifestarán reclamando trabajo decente.

    Sin duda, esta reclamación en Andalucía cobra especial relevancia ya que el mapa de España dibuja una brecha económica abismal entre el norte y el sur del país. Porque no sólo la Tasa de Paro o la Renta per Cápita marcan notables diferencias entre Andalucía y el resto de España (no hablemos ya con respecto a la media europea), sino que, además, otros indicadores muestran cómo el nivel de deterioro de las condiciones de trabajo hacen más necesario que nunca alzar la voz colectiva de las personas trabajadoras por un Trabajo Decente en nuestra Comunidad.

    Podemos afirmar, a tenor de los datos, que la recuperación de la economía que en los últimos tiempos estamos cono­ciendo, ha sido aprovecha­da por el Gobierno y las organizaciones em­presariales para difundir un crecimiento económico y de empleo, ocultando delibera­damente su naturaleza de escasa calidad, míni­ma remuneración e inútil para que la mayoría de la población trabajadora mejore significativamente sus condiciones de vida. La realidad es que la calidad del empleo que se genera en Andalucía sigue deteriorándose, a pesar de la evidente mejora económica de las empresas que actúan en nuestra tierra.

    Indicadores de pobreza y paro

    Prueba evidente de esta situación son los datos de pobreza que vive nuestra Comunidad, con un 38,2% de tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE) o el índice de hogares andaluces que tienen a todos sus miembros en paro, que alcanza el 8,8%. En cuanto al desempleo, Andalucía se sitúa con un 21,1% de tasa de paro, casi diez puntos por encima de la media de España, con una población, según datos de la EPA, de 852.000 personas desempleadas.

    Indicadores estos doblemente graves si analizamos qué tipo de empleo se genera en nuestra Comunidad, con la cronificación de la contratación temporal situada en un 96%, o la tasa de temporalidad más alta del país con un 35,4%. La contratación a jornada a tiempo parcial involuntaria (aceptada por imposición ante el temor a no encontrar otro empleo) es del 70%, la tasa de parcialidad del 16% y la rotación, que es el número de contratos por el que pasa una persona a lo largo de un año, es de 5,6. Mientras, los salarios han subido escasamente un 1% en los últimos 5 años.

    Trasladados a las personas trabajadoras, esos datos implican serios perjuicios, siendo el más dramático de ellos la siniestralidad laboral, con cifras demoledoras de más 300 accidentes diarios en nuestra comunidad; y lo que es más inaceptable, el fallecimiento de una persona trabajadora cada tres días. Sin duda, una emergencia social.

    La economía de cuidados

    Uno de los sectores en los que esa precariedad laboral es más evidente es en el de la economía de cuidados, asumida sobre todo por familiares, -mujeres en su mayoría-, que cuando sale de la esfera privada -no remunerada-, pasa a ser asumida por cuidadoras o empleadas, -otra vez mujeres- y, en muchos casos inmigrantes, con salarios muy bajos y pésimas condiciones laborales.

    Y es que la idea de que el trabajo de cuidados es "cosa de mujeres" es manida y retrógrada pero sigue presente en la sociedad. Para que eso cambie trabajamos en CCOO, para evitar que los Gobiernos se aprovechen de ello eludiendo hacer inversiones y crear servicios públicos de calidad que atiendan esas necesidades y faciliten la incorporación de la mujer al ámbito laboral.

    El trabajo decente necesita de medidas urgentes a nivel mundial, europeo, estatal y local y en CCOO de Andalucía tenemos claro que estas tendrían que pasar por derogar las reformas laborales, por el cumplimiento del Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), por reforzar la acción de la Inspección de Trabajo, invertir en prevención y en protección de las personas trabajadoras, garantizar el sistema público de pensiones, agilizar la Renta Mínima de Inserción Social, recuperar e impulsar las Políticas Activas de Empleo y, por supuesto, por fortalecer el conjunto de los servicios públicos.

    [Artículo publicado originalmente en eldiario.es/Andalucia el 4 de octubre de 2019]

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.