CCOO, con mayor Orgullo

La plantilla de ABB en Córdoba se encierra para rechazar los despidos y exigir una solución de futuro para la industria cordobesa

  • Más de 200 trabajadores y trabajadoras de la factoría en Córdoba se niegan a abandonar el centro de trabajo hasta que no se cierre de forma satisfactoria el expediente de regulación de empleo que se negocia en Madrid
  • Exigen una solución que permita mantener la actividad industrial en una provincia y en una comunidad que “ya no puede soportar más la pérdida del tejido productivo industrial”
  • Andalucía encabeza las tasas de paro a nivel estatal con más de 800.000 personas paradas. A ello se suma un mercado de trabajo altamente precarizado, en el que solo el sector servicios y la agricultura tiran débilmente de la creación de empleo

18/07/2019.
La plantilla de ABB en Córdoba se encierra para exigir el mantenimiento del empleo

La plantilla de ABB en Córdoba se encierra para exigir el mantenimiento del empleo

Más de doscientos trabajadores y trabajadoras de la planta de Córdoba se han encerrado este mediodía en el interior de la fábrica para exigir a la empresa ABB que no les deje sin futuro. La empresa se empeña en mantener el medio centenar de despidos y se niega a negociar un plan industrial que garantice la viabilidad de la planta a largo plazo.

Según los representantes de la plantilla, la empresa “no da su brazo a torcer” con el expediente de regulación de empleo planteado y las posibilidades de alcanzar un acuerdo son todavía muy remotas. Por eso los trabajadores y las trabajadoras de la planta que ABB tiene en Córdoba han comunicado a la empresa que no abandonarán el interior de la factoría hasta que se ponga sobre la mesa un acuerdo que garantice su futuro.

La plantilla de los turnos de mañana y tarde decidió encerrarse en la fábrica a mediodía como medida de presión, al conocer que la negociación que tiene lugar en Madrid avanza muy despacio. La dirección de ABB no cede. Se empeña en cesar la actividad de interruptores y solo reduce los despidos de 59 a 51 personas en los centros de Córdoba y Galindo. Desde el principio, CCOO ha exigido que se retire el expediente y que se negocien alternativas.

La única respuesta de la empresa ha sido su negativa a negociar un plan industrial que garantice la viabilidad de la planta andaluza y vasca. Rechaza las opciones que los sindicatos han puesto sobre la mesa para evitar que se tomen medidas traumáticas para los trabajadores y trabajadoras.

Este ERE viene a acrecentar el debilitamiento de un tejido productivo, el andaluz, que “ya no puede soportar la pérdida de más empresas, ni la destrucción de empleo estable, de calidad y cualificado”. La provincia de Córdoba tiene casi 70.000 personas paradas; más de 800.000 en Andalucía. A ello se suma un mercado de trabajo altamente precarizado en el que solo el sector servicios y la agricultura tiran débilmente de la creación de empleo, que es la mayor parte de las veces precario, temporal y parcial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.