Campaña de información y asesoramiento sobre registro horario

Es el momento de la Agenda Social. El paro, la precariedad y la desigualdad solo se combaten si hay un nuevo equilibrio en el mundo del trabajo

  • “Queremos un nuevo marco laboral en este país donde prevalezca el convenio sectorial sobre el de empresa, los convenios no mueran en la ultraactividad y haya mayor control en la cadena de subcontratación. O hay reforma laboral que equilibre las relaciones o habrá conflictividad”
  • En Andalucía llevamos cien días perdidos del Gobierno andaluz con muchos anuncios y pocas medidas que además han ido en una dirección contraria a las necesidades e intereses de la clase trabajadora
  • La patronal se ha escondido durante los últimos seis meses bajo el ala de los procesos electorales y ahora se está escondiendo bajo el ala del Ejecutivo andaluz

29/05/2019.
Asamblea con delegados y delegadas de CCOO en Almería

Asamblea con delegados y delegadas de CCOO en Almería

“Tras más de seis meses de procesos electorales, es el momento de que los Gobiernos pongan en el centro de su actuación a las personas”. Ese ha sido el primer mensaje que la secretaria general de CCOO de Andalucía, Nuria López, ha lanzado antes de participar en una asamblea en Almería junto a su homólogo en la provincia, Antonio Valdivieso.

López Marín ha esgrimido las propuestas y exigencias del sindicato tanto al Gobierno Central como al andaluz y a la patronal mientras Valdivieso ha hecho una radiografía de la situación laboral de Almería.

La dirigente ha explicado que es hora de que los Gobiernos centren sus políticas en quienes peor lo están pasando y resuelvan sus problemas más cotidianos como son la atención a la dependencia, la educación, la formación y cualificación de las personas trabajadoras, la atención sanitaria o hablen de cómo reforzar la inversión productiva para que las empresas sean más competitivas. “Ahora toca sí o sí de hablar de esos problemas y, sobre todo, del que es la piedra angular que sustenta una forma de crecer en este país de forma errónea y profundamente injusta basada en la desigualdad. Esa piedra es la reforma laboral y la sufren los trabajadores y trabajadoras que no pueden vivir con dignidad porque tienen salarios de miseria”.

Frente a ella la propuesta de CCOO es clara, “la ciudadanía con su voto ha dicho que hay que hablar de convivencia, de igualdad de oportunidades, dejar atrás la confrontación y la crispación; es el momento de la agenda social y eso conlleva sí o sí la derogación de los aspectos sustanciales de la reforma laboral porque el paro, la precariedad y la desigualdad solo se combate si hay un nuevo equilibrio en el mundo del trabajo”.

En ese sentido ha dejado claro que “si el Gobierno no apuesta por el diálogo y la agenda social, estaría quebrando la confianza depositada por la ciudadanía en las urnas”. “Entendemos que hable de un nuevo Estatuto de los Trabajadores pero ese documento tiene que tener un punto de arranque y es la derogación de la reforma laboral y un reequilibrio de las relaciones del mundo del trabajo porque sin derogación no habrá Estatuto de los Trabajadores y sí conflictividad social”.

Igualmente ha pedido la derogación de la reforma de pensiones de 2013 para que el sistema público siga siendo viable, una reforma fiscal para sostener las cuentas públicas, y una “modernización de España en cuestiones tan importantes como la digitalización, la tecnificación industrial, o las nuevas tecnologías que permitirían avanzar en la creación de empleo pero también en la proyección de país, transiciones justas, y en una economía verde”.

En Andalucía, CCOO ha criticado que con el Gobierno salido de las últimas autonómicas “llevamos cien días perdidos para la clase trabajadora con muchos anuncios y pocas medidas que además han ido en una dirección contraria a las necesidades e intereses de la mayoría social”. En cuanto a algunas de esas medidas, López Marín ha dicho que “hay que facilitar a las empresas que se instalen en Andalucía pero darles dinero a cambio de nada y poner recursos públicos a las empresas sin que haya un retorno social no es posible; tienen que saber que hay controles, y una orientación en forma de empleo estable y de tributación”, ha apostillado.

En cuanto a la patronal la ha acusado que “haberse escondido durante los últimos seis meses bajo el ala de los procesos electorales y de hacerlo ahora bajo el ala del Gobierno andaluz”. “Andalucía no aguanta la situación de irresponsabilidad que están teniendo una parte importante del empresariado que quiere seguir obteniendo de la necesidad de la gente una ganancia directa en sus cuentas de resultado”. La dirigente les ha recriminado que “incumplen la legalidad al no pagar el Salario mínimo en algunos sectores, están matando el Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva por inacción y muchos buscan artimañas para incumplir el registro horario que acabaría con las horas extras no remuneradas”.

Precisamente un informe de CCOO sobre este tema recoge que en Almería se realizan más de 17.000 mil horas extras no retribuidas, -un 57% de las que se realizan-, “lo que podría crear más de 400 puestos de trabajo a jornada completa a la semana en la provincia”.

Una provincia donde, como ha explicado Valdivieso, hay tres sectores productivos fundamentales, el turismo “con una cara b de precariedad, temporalidad y estacionalidad”, el campo con el complemento del manipulado “donde se está viviendo una situación de alegalidad porque no se está pagando el SMI y el empresariado se niega a firmar un convenio donde tengan que pagarlo, y el sector de la piedra natural “donde no hay precariedad laboral en cuanto contratación pero los 3.500 trabajadores y trabajadoras de la Cuenca del Almanzora tienen sus salarios congelados desde el año 2012 hasta el 2025 como mínimo porque están sujetos transitoriamente al convenio de la Construcción”.

Igualmente el dirigente ha explicado que “el 67 % de las rentas salariales en Almería están por debajo de los 1.000 euros, el 50 % por debajo del SMI de 850 euros de 2017 y el 29 % por debajo de los 400 euros”. Además, en materia de pensiones, la provincia almeriense es la tercera más baja de España, con una media que no supera los 825 euros y registra una de las economías sumergida de las más altas de Andalucía por encima del 30 %.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.