25N

Concentración para condenar las últimas agresiones a sanitarios

    El sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO Granada ha participado en la concentración celebrada en la puerta principal del Distrito Sanitario Granada-Metropolitano para condenar las tres agresiones sucedidas recientemente a profesionales sanitarios. Concretamente, los hechos ocurrieron los días 12, 22 y 25 de diciembre en los centros de Salud de los municipios de Zafarraya, Huétor Tájar y Gran Capitán, en Granada. El Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Granada manifiesta su honda preocupación por estos hechos, que se repiten con una frecuencia inadmisible. Y recuerda a la población que el personal del SAS, con demostrada profesionalidad y responsabilidad, está para solucionar sus problemas de salud.

    08/01/2019.
    Concentración contra agresiones a sanitarios

    Concentración contra agresiones a sanitarios

    Según informa la junta de personal de estos distritos sanitarios en un comunicado, en el caso de Zafarraya, el equipo fue activado el 12 de diciembre para atender una urgencia domiciliaria, donde la enferma solicita ir al hospital. Al comprobar que había estado por la mañana en el hospital y que le habían puesto tratamiento, el médico y la enfermera le aconsejan que se tome el tratamiento, puesto que no procedía derivarla al centro sanitario de nuevo.

    Ante ello, la paciente insiste bajo amenazas, insultos e improperios varios, con invasión del espacio personal de forma claramente intimidante, incluso lanzando una botella de agua y golpeando a la enfermera".

    Por otro lado, en Huétor Tajar el día 22 de diciembre llegó a las urgencias del centro de salud para ser atendida una mujer con su madre con una crisis de ansiedad y posiblemente embriagada. Una vez atendida, la paciente empezó a lanzar improperios varios, insultos, con invasión del espacio personal de forma claramente intimidante, apretándole y retorciéndole el brazo de la enfermera. Por último, en el centro de Gran Capitán, el equipo fue activado el 25 de diciembre para atender una urgencia domiciliaria en la zona norte de la ciudad. Cuando el equipo se encuentra cerca del domicilio, llegan hasta la ambulancia varios jóvenes corriendo, de los cuales uno de ellos golpea el vehículo, abriendo la puerta y haciendo que la enfermera se baje prácticamente de un tirón del vehículo. Ante esta situación, el técnico-conductor y la médica de familia bajan de la ambulancia y el equipo se dirige hasta el domicilio indicado. Todo esto bajo amenazas de muerte, insultos e improperios varios, con invasión del espacio personal de forma claramente intimidante

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.