25N

Arranca el curso escolar con reivindicaciones para acabar con la precariedad y la privatización del personal no docente

  • El sindicato señala los avances en derechos alcanzados gracias al Acuerdo Marco de la Mesa General para la mejora del empleo público y de las condiciones de trabajo del personal del sector público andaluz, pero censura el ostracismo intencionado de la Consejería de Educación con el Personal de Administración y Servicios que sufren una preocupante precariedad y la alta privatización de los Servicios Complementarios de los centros educativos públicos

10/09/2018.
A la izquierda, Diego Molina, secretario general de la Federación de Enseñanza; y a la izquierda, Miguel Albéndiz, secretario general del sindicato provincial de Enseñanza.

A la izquierda, Diego Molina, secretario general de la Federación de Enseñanza; y a la izquierda, Miguel Albéndiz, secretario general del sindicato provincial de Enseñanza.

De luces y sombras, así ha definido el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Andalucía, Diego Molina, el curso escolar que se inicia. Luces porque, según explica, se dan avances importantes gracias al ‘Acuerdo Marco de la Mesa General para la mejora del empleo público y de las condiciones de trabajo del personal del sector público andaluz’ firmado en julio, pero sombras porque la oferta en la Formación Profesional es insuficiente con una previsión de 30.000 solicitudes no atendidas, y una privatización creciente que favorece la precariedad tanto en el personal de administración y servicios como de atención educativa complementaria.

En ese sentido, Molina ha denunciado que la Consejería de Educación llega incluso a obviar a este personal en su web y añade que “a pesar de existir más de 12.500 puestos de este personal creados en los colegios e institutos, el volumen de la privatización, con alrededor de 18.000 empleos, supera con creces la propia plantilla del personal contratado directamente por la Administración educativa”.

Esa privatización creciente permite la existencia de miles de contratos precarios a tiempo parcial y de duración menor a los 10 meses del curso escolar, con condiciones laborales y salarios muy inferiores a los que deberían percibir por el mismo trabajo en el caso de ser desempeñados como trabajadoras y trabajadores de la Junta de Andalucía.

Igualmente, la tasa de interinidad de este personal alcanzaría el 30 por ciento, en caso de que se cubran todas las plazas porque de las 12.427 plazas de personal laboral que, según el Portal de Transparencia de la Junta de Andalucía, hay creadas en las escuelas, colegios e institutos públicos de la Consejería de Educación, faltan por cubrir 994 plazas. “Eso conlleva una deficiencia en la atención al alumnado, mayores cargas de trabajo y, en última instancia, nuevas privatizaciones porque esas tareas o servicios son necesarios que sean prestados”.

Además, Molina ha recordado la precariedad de las monitoras escolares, contratadas a jornada parcial 632, de las que 427 lo son, además, de manera discontinua durante 10 meses al año.

Audios asociados

Valoración de Diego Molina

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.