Afíliate

El contrato temporal no puede seguir siendo el objetivo principal del empresariado

  • El fraude en la contratación temporal, que se ceba con la población trabajadora joven, sobre las mujeres y sobre la población inmigrante, dibuja un panorama de precariedad deprimente
  • La mentalidad empresarial tiene que cambiar para que las partes implicadas puedan participar como agentes activos en los cambios que se están dando
  • Ya es hora de que el gobierno andaluz reactive las Políticas Activas de Empleo y refuerce el papel del SAE como intermediario y vehículo transmisor

03/07/2018.

URL | Código para insertar

El secretario de Comunicación de CCOO de Andalucía, Juan Alberto Barrios, ha saludado el descenso del desempleo en el mes de junio (-10.493), ya que “siempre es una buena noticia que haya personas que encuentren un empleo”. El problema radica, según explica el dirigente, en que “ese empleo sigue siendo precario, a tiempo parcial en un porcentaje muy alto y temporal en un 95,2%, cuando se trata de actividades de ida y vuelta que podrían acogerse a modalidades de contratación como la fija-discontinua, mucho más estable para la empresa y para el trabajador o trabajadora”.

En ese sentido, Barrios ha abogado porque la utilización de la contratación temporal sea “absolutamente excepcional y no se recurra a ella para cubrir las actividades normales y permanentes de una empresa”. Una idea esta, defendida por el sindicato, que ha criticado que el objetivo principal del empresariado siguen siendo las contrataciones temporales o a tiempo parcial. “No entendemos porqué siempre se recurre al fraude del contrato temporal”, apuntan.

Frente a ello, CCOO ha urgido políticas que combatan la precariedad y la temporalidad en el trabajo y que fomenten la estabilidad en el empleo. Argumentos que respaldan esa petición son, como afirma el dirigente, “que esa modalidad de contratación dificulta la acción sindical para defender los derechos laborales en las empresas, que la brecha salarial entre personas asalariadas temporales y estables se calcula en un 33% o que el índice de siniestralidad de los trabajadores y trabajadoras temporales es el doble que el que tienen las personas trabajadoras indefinidas”.

Agilizar la renta mínima de inserción social es otra de las peticiones del sindicato ante una realidad que deja a casi la mitad de las personas desempleadas en Andalucía (47%) sin ninguna prestación y al borde de la exclusión social.

Por otra parte, y con independencia de los datos “que en muchas ocasiones son coyunturales”, Barrios ha instado al gobierno andaluz a poner ya en marcha las Políticas Activas de Empleo y reforzar el papel del SAE como intermediario y vehículo transmisor, al tiempo que ha afirmado que la mentalidad empresarial “tiene que cambiar para que las partes implicadas puedan dar su opinión en los cambios que se están dando, en los procesos de digitalización y en las llamadas transiciones justas. La visión del trabajador o trabajadora es muy importante y tienen que poder participar como agentes activos porque también van a sufrir los envites de esos procesos”.

Documentación asociada
Documentación asociada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.