Encuentros sindicales con el tercer sector ONGs
Huelga 2 horas 8M - Día Internacional de la Mujer

Los interlocutores sociales recuperan su papel fundamental en el control, seguimiento y evaluación de la formación profesional para el empleo

    CCOO, UGT, CEOE y CEPYME han conseguido restituir su liderazgo y protagonismo en la gobernanza del Subsistema de Formación para el Empleo, recuperando las funciones de control, seguimiento y evaluación de la formación para el empleo recogidas en la Ley y la jurisprudencia vigentes.

    22/12/2017.
    Imagen de archivo

    Imagen de archivo

    De este modo se constituye un grupo de trabajo que garantiza que los interlocutores sociales dispongan de toda la información sobre las solicitudes presentadas, su proceso de instrucción, las resoluciones adoptadas y su posterior ejecución y desarrollo. El grupo estará compuesto por dos representantes de las organizaciones sindicales, dos empresariales y cuatro del SEPE. “Desde el SEPE no se hace otra cosa más que dar respuesta a las recientes sentencias de diversos juzgados de Madrid que anulan la exclusión de los agentes sociales del órgano colegiado encargado de informar al órgano instructor del resultado de la evaluación de las solicitudes de ayudas para la formación que se presenten”, explica Lola Santillana, secretaria confederal de Empleo y Cualificación Profesional.

    La creación de este grupo de trabajo coincide con la aprobación de la primera convocatoria estatal específica de ayudas para la formación digital por parte del Patronato de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, que preside el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y en el que están presentes las organizaciones sindicales y empresariales más representativas CCOO, UGT, CEOE y CEPYME. Su objetivo es dar respuesta a las necesidades de formación que presentan los trabajadores y trabajadoras para poder adaptarse a los cambios tecnológicos y a la transformación digital, para lo que cuenta con un presupuesto de más de 50 millones de euros.

    Durante semanas, SEPE, sindicatos y patronales han estado negociando el diseño y planificación de esta convocatoria de ayudas. Ello ha sido posible gracias al cambio de actitud y de talante de los representantes de la Administración quienes finalmente han entendido que la cooperación de los interlocutores sociales resulta fundamental para anticiparse a las consecuencias del proceso de digitalización en nuestra economía.

    También se ha reforzado el papel de las Comisiones Paritarias Sectoriales –integradas por las patronales y sindicatos representativos -, si bien a juicio de CCOO no han dispuesto ni del tiempo ni de los recursos necesarios para abordar los trabajos de detección y definición de las acciones formativas y certificados de profesionalidad que sus sectores necesitan en materia digital. “Esperamos las nuevas Estructuras Paritarias Sectoriales dispongan de recursos humanos y materiales adecuados para el desempeño de las funciones y el papel que tienen asignados en el Sistema”, explica Francisco Moreno, adjunto a la secretaria confederal de Empleo y Cualificación Profesional.

    Algunas de las áreas prioritarias resultantes para esta primera convocatoria de digitalización son las relacionadas con la Inteligencia Artificial, la Automoción con motor eléctrico o de conducción autónoma, la Ciber seguridad, o el Internet de las cosas.

    Entre las novedades de la convocatoria se encuentran tres tipos de programas: transversales que incluyenacciones formativas que responden a las necesidades de cualificación de todos los sectores y donde pueden participar trabajadores ocupados de cualquier sector. Programas sectoriales, con acciones formativas sectoriales y transversales necesarias en un determinado sector y dirigido a trabajadores y trabajadoras de dicho ámbito. Y también programas sectoriales en los sectores base para el desarrollo tecnológico, donde se encuentran las acciones más tecnológicas y de contenido muy específico; en ellos participan sectores de Empresas Consultoras, Empresas de Ingeniería y Empresas operadores en el sector de Telecomunicaciones.

    Además, pueden solicitar programas de formación las entidades de formación públicas o privadas con presencia en más de una comunidad autónoma, los Centros de Referencia Nacional y los Centros Integrados de Formación Profesional, todos ellos públicos y las agrupaciones de entidades de formación acreditadas e inscritas en el Registro.

    A juicio de CCOO, esta convocatoria es un primer instrumento que ha de contribuir a la necesaria formación digital de trabajadores y trabajadoras, garantizando la igualdad de condiciones en el acceso y uso de las tecnologías digitales

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.